18 diciembre, 2015

Javier Errea presenta su primer libro, "El Diario o la Vida"


El primer libro de Javier Errea, “El Diario o la vida. Una defensa a tiros del periodismo y de los periódicos”, ya está editado y disponible. El pasado 17 de diciembre, en una abarratoda librería Auzolan de Pamplona, tuvo lugar la presentación, en la que Errea contó con la presencia de Grassa Toro y Javier Marrodán para acompañarle en este evento.

 

 

Grassa Toro: «La gran defensa de Javier es una defensa del pensamiento»

 

Ante un centenar de personas Grassa Toro, escritor y prologuista del libro, desgranó el nada fácil proceso de recopilación de las “erreadas” de Javier, y su plasmación en un libro impreso. “Los blogs no son escritura, son oralidad. Son orales porque se espera por parte del autor una respuesta inmediata, y porque nadie que escribe un blog espera que se vuelva a releer”, explicó. “Por lo tanto, no se trataba de hacer un trasvase del blog al libro, puesto que un libro es mucho más. Y ese proceso de pasar y editar del blog a transformarlo en un libro es lo que finalmente hace que de oralidad se convierta en escritura”.

 

Para Grassa Toro, ese gran debate, “esa batalla de las imágenes contra la escritura, en realidad no ha existido. La gran batalla ha sido la de la oralidad contra la escritura, y la ganadora ha sido la oralidad, porque ha conseguido llegar a ser escrita. A la escritura, por tanto, sólo le queda una cosa: el pensamiento. Sólo se puede pensar por escrito. Y la gran defensa de Javier, esa defensa a tiros, es una defensa del pensamiento”.

 

El escritor aragonés concluyó su intervención recalcando un hecho “que probablemente va a pasar desapercibido. El gran ancla de Javier no es solo haber escrito un libro, sino haber creado una editorial. Es un paso más. Y esa editorial, “Los libros del cuerno”, no hace referencia al cuerno de la abundancia, y a los engaños. Es el cuerno del rinoceronte, un animal en peligro de extinción. Al igual que lo es Javier Errea”.

 

Javier Marrodán: «La vehemencia de Javier es necesaria»

 

Intervino después el periodista Javier Marrodán, compañero de Javier Errea desde la Universidad –“donde le dimos el premio Fotocopia de Oro por sus geniales apuntes, en mayúsculas y que resumían perfectamente el contenido de cada asignatura”-, que inició su intervención haciendo referencia a la película “El hombre que mató a Liberty Balance”, y especialmente a uno de sus personajes, Peabody, periodista a quien, cuando se le propone ocupar un cargo político, explica que no puede ser político porque es periodista, es la prensa, pone y quita políticos, es su conciencia.

 

Hizo especial hincapié Marrodán en extraer una conclusión tras la lectura del libro y de los artículos del blog: “Hace falta que alguien nos recuerde qué es lo esencial, qué es el periodismo. Javier lo hace, y defiende con vehemencia que está harto de la diplomacia y de lo políticamente correcto. Esa vehemencia de Javier es necesaria”.

 

Para Javier Marrodán, “este libro ha resuelto la faceta de Javier Errea como escritor. Siempre he pensado que con su atención al diseño se estaba perdiendo un gran escritor, y el blog y ahora el libro resuelven esa deuda o esa carencia que se echaba en falta”. Y lo que se descubre en él, en el libro, “es una defensa de las historias. La disyuntiva real, ahora que se habla tanto de papel o tecnología, etc, es la del título: el Diario o la vida. No hay vida sin diario, no hay vida sin historias, sin relato. Todos tenemos necesidad de esas historias”.

 

El periodista y profesor pamplonés concluyó su intervención explicando que “lo que más me ha gustado es la dedicatoria, a su hija Cristina, porque el futuro está asegurado”.

 

Javier Errea: «El periodismo es demasiado importante»

 

Finalmente intervino Javier Errea (lea aquí su conferencia completa), quien inició su charla defendiendo, una vez más, que no es lo mismo pantalla o papel. “Este libro, estrictamente hablando, no es una novedad sino una reedición, porque las 178 entradas ya habían sido publicadas en el blog. Pero vosotros y yo sabemos que no es lo mismo. No es lo mismo aventar ocurrencias en un blog que recogerlas, limpiarlas, ordenarlas y verlas impresas en un libro. Un libro es un libro, es algo muy serio”. Recordó Errea a Roberto Casati y su libro “Elogio del papel. Contra el colonialismo digital”, y las palabras de Mario Vargas Llosa: “Los periódicos impresos producen un efecto mucho más profundo que la lectura digital, crean ciudadanos más responsables y críticos y contribuyen a un mundo mejor”.

 

Para el periodista pamplonés, “un diario impreso y uno digital no son lo mismo. Por muchas razones, pero una que llama especialmente la atención: el diario impreso tiene portada y el digital, aunque lo parezca, no la tiene”.

 

Desgranó Javier cómo surgió el blog, y cómo ha ido convirtiéndose en algo seguido “por un nutrido grupo de colegas. No sé cuántos ni me importa. No lucho por escalar puestos en ningún ranking de audiencia, ni para que lo que escribo se comparta o se retuitee. Sí sé que son unos cuantos, y que entre esos cuantos hay muchos que admiro y me interesan. A todos ellos, y a otros que no me siguen, a estudiantes de periodismo y de comunicación, va dirigido el blog y ahora este libro”.

 

Javier Errea hizo además una defensa del periodismo, sin tibiezas ni rodeos, “especialmente en el tiempo que nos ha tocado vivir”. Y explicó que él es periodista. “Hace 10 años que no trabajo dentro de un diario y de forma continua como miembro de una redacción, pero sigo considerándome periodista. Periodista es lo que digo que soy cada vez que relleno un formulario de entrada a un país, y por decir periodista, y no diseñador, me han llegado a denegar un visado. Periodismo es la profesión que me sigue apasionando 25 años después de haber dejado la universidad. Es una suerte dedicarte a lo que te gusta y ganarte la vida con ello. Os confieso que echo de menos el calor desabrido de una redacción”.

 

Pero para Javier, “el periodismo hoy anda mal. No está tan mal visto como antes, pasa desapercibido. Ya no somos imprescindibles, pesamos menos, los diarios pesan menos, influimos menos. Tenemos menos trascendencia, y eso sí que es grave”.

 

Una parte del problema, según explicó Errea, “es que en medio de un paisaje desolador, las empresas periodísticas siguen renunciando a la calidad. Su corazón, como el corazón de las facultades de comunicación, antes llamadas de periodismo, se ha trasladado al marketing. Es decir, nos empeñamos en un periodismo de saldo: más por menos, algo intrínsecamente imposible”.

 

Pero para Javier Errea, no todo está perdido, no es demasiado tarde. Concluyó su intervención con optimismo, con la misma defensa del periodismo que hace en todas las entradas de su blog. “No es demasiado tarde porque el periodismo es demasiado importante. Y no digo esto desde el romanticismo ingenuo, ni desde una trasnochada ignorancia digital, como algunos tienden a pensar. El periodismo, los periódicos, los periodistas, lo creamos o no, somos imprescindibles para construir sociedades democráticas adultas. Gracias a nosotros es posible dar formar al relato, al relato de lo que somos”.


hemeroteca

PROYECTOS RELACIONADOS