11 octubre, 2012

La 'nouvelle formule' de Courrier International


Courrier International es un lujo semanal imprescindible. Más que nunca hoy, paradójicamente, cuando el acceso a la información es casi universal y tenemos a nuestra disposición cuantas fuentes queramos. Pero hay tanto ruido, el bombardeo de mensajes es tan atronador, son tan implacables —o así nos lo hacen creer— la inmediatez y la impaciencia … que Courrier supone un alivio.

La revista francesa que Jacques Rosselin inventó en 1990, con el apoyo económico de Pierre Bergé y el grupo Le Monde, al que pertenece, es 22 años después un monumento a la sensibilidad, a la escucha atenta, a la apertura de miras: al periodismo con mayúsculas. Courrier es el oasis donde leer lo mejor de lo que se publica en otros medios de otros países, en cualquiera, por remoto que sea; es decir, estamos ante un maravilloso buscador para entender mejor el mundo. Pero no ante un buscador indiscriminado al estilo Google sino, más bien, ante un escanciador único.

Desde el 4 de octubre de 2012 Courrier International estrena ‘nueva fórmula’, expresión muy francesa para presentar y promocionar cambios. También logotipo y, con él, branding. Marca y ‘nueva fórmula’, tanto para la revista impresa como para la edición digital llevan la firma de Errea Comunicación, que ha estado trabajando a fondo con el equipo periodístico de Courrier los últimos meses. Con la llegada de Eric Chol a la dirección, se pretende reforzar lazos con el segmento de lectoría más joven sin perder la esencia de la revista. No en vano la comunidad universitaria y los profesionales representan una buena parte de los 200.000 ejemplares vendidos cada semana.

La nueva etapa de Courrier introduce, por primera vez, un inteligente radar de lo que ha sido la semana y algunos formatos de lectura rápida. Este radar abrirá la revista. Le siguen otros cuatro bloques bien diferenciados tipográfica y cromáticamente. A diferencia del proyecto vigente hasta la fecha, que llevaba la firma de Mark Porter, modular y contenido, la revista se vuelve ahora más vibrante, más flexible, y, por eso mismo, más imperfecta y humana. Desde la creación de un amplio repertorio iconográfico, pleno de humor, hasta la elección de tipos, Errea Comunicación ha mirado atrás y ha pretendido dotar a Courrier de un claro aroma periodístico. Para la composición de la nueva marca, por ejemplo, se ha empleado la familia Pitch, una ‘typewriter’ del neozelandés Kris Sowersby.

Entre las otras novedades, destaca la nueva página denominada Signeaux, con la que la revista decide bucear semanalmente en el mundo de la visualización de datos. Courrier contará cada semana con piezas de David McCandless, Paolo Ciuccarelli, Jan Schwochow y otros destacados infografistas de todo el mundo.

 


hemeroteca