03 marzo, 2014

La nueva etapa de El Nuevo Día


Después de un año de trabajo intenso, el lunes 3 de marzo ha visto la luz la nueva propuesta editorial y gráfica de El Nuevo Día, líder absoluto en Puerto Rico —con cerca de 200.000 ejemplares de circulación diaria— y uno de los grandes diarios latinoameticanos, integrado en el Grupo de Diarios América (GDA).

La renovación de El Nuevo Día, por lo que se refiere a la plataforma impresa, incluye el cuerpo central del periódico y sus cuadernos centrales diarios Negocios y Por Dentro, así como todos los suplementos de periodicidad semanal, quincenal y mensual. También los suplementos de carácter comercial. Los canales digitales (web, tableta y móviles) se actualizarán en las próximas semanas. En ambos casos, impreso y digital, los cambios llegan de la mano de una profunda renovación tecnológica y luego de una ambiciosa integración de las redacciones de los dos diarios del grupo, El Nuevo Día y el popular Primera Hora, que operan ahora en una moderna sala de redacción única. Juntos, sí, pero no revueltos. Y, sobre todo, buscando la diferenciación, tanto por marcas como por soportes.

Errea Comunicación ha formado parte del proyecto y del equipo que pilotan Luis Alberto Ferré y Benjamín Morales, primeros responsables periodísticos de GFR Media, la compañía editora. No sólo hemos dirigido el proyecto de rediseño sino que también hemos tomado parte activa en la redefinición del modelo periodístico y en los entrenamientos derivados del mismo.

El Nuevo Día fue fundado en 1909 con el nombre El Diario de Puerto Rico. En 1911 pasó a llamarse El Día, siempre en Ponce, la segunda ciudad de la isla y cuna de la familia Ferré. En la década de los cuarenta lo adquirió Luis A. Ferré. En 1961 se produjo el cambio de formato: de estándar a tabloide. Ferré fue elegido gobernador en 1968 y tuvo que desligarse del negocio. Lo traspasó a su hermano Antonio Luis, quien en 1970 lo trasladó a San Juan y le puso el nombre actual.


hemeroteca

PROYECTOS RELACIONADOS